personas

La “P” más importante del Marketing

En los años setenta, Jerome McCarthy definía las “4P” del Marketing: Producto, Promoción, Place (Distribución) y Precio.

Como ha sucedido con la Unión Europea a la que se han ido sumando cada vez nuevos países desde su origen, a las 4P iniciales se han ido sumando nuevas “pes” -y no me refiero al Pro Evolution Soccer-. Las 4P iniciales se convirtieron en 5P, después en 7P y cada gurú del marketing aporta su propia P.

Se habla de la P de Postventa, P de Posicionamiento, P de Procesos, P de Partners, P de Proveedores, P de Personalización, P de Participación, P de Prescripción, P de Predicciones Modelizadas y un largo etcétera.

Se habla incluso, y esta me parece de las más interesantes, de la P de Paternidad. Los consumidores cada vez están más interesados en conocer quién es el alma máter del producto que les venden e incluso según un estudio realizado por Weber Shandwick y KRC Research un 70% han descartado en alguna ocasión la adquisición de un producto o servicio al conocer quién estaba detrás de éste.

Lola Flores pedía una peseta a cada español para pagar sus deudas, si a mi me diesen un Euro por cada nueva P del marketing…

Existe una nueva P que es mucho más importante que el resto, incluso está por encima de las 4P tradicionales, hablo de la P (People) de Personas.

La P de personas no sólo es el pilar de toda campaña de Marketing, es la base de toda actividad empresarial.

No estoy descubriendo nada nuevo, muchísimos profesionales llevan años hablando y apostando por la P de Personas. De hecho, en la última edición de Hoy es Marketing, varios de los ponentes recalcaron la importancia de la P de personas.

El error que cometen habitualmente es relacionar esta nueva P única y exclusivamente con los clientes: cómo conocerles mejor, cómo escucharles, cómo retenerles, cómo interactuar con ellos, cómo lograr que sean embajadores de nuestros productos… apostar por un CRM potente, fortalecer la comunicación a través de redes sociales, blogs, nuevos canales…

La P de Personas no se debe limitar sólo a los clientes. El abanico se debe abrir mucho más. Nuestros proveedores también son personas, nuestros Partners son personas, nuestros trabajadores son personas, nuestros detractores son personas e incluso detrás de nuestra feroz competencia hay siempre personas y todas ellas influyen en mayor o menor medida en la marcha de nuestro negocio.

Debemos situar la P de personas en el centro del prisma para tener una visión completa de nuestra empresa y su entorno. El resto de “pes” girarán a su alrededor porque sin personas no tendríamos ni producto, ni precio, ni distribución, ni promoción ni mucho menos Paternidad.

No debemos olvidar que las personas son el activo más importante de toda empresa.

Escribe una respuesta


× cinco = 45

Puedes utilizar etiquetas HTML <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>