Co-branding+senseo(marcilla+phillips)

Co-branding en tiempos de crisis

En los tiempos que corren en los que el presupuesto para acciones de marketing ha sufrido “tijeretazos” en la mayoría de las grandes empresas, el co-branding se ha consolidado como estrategia de éxito para potenciar la imagen de marca.

En las estrategias de co-branding dos o más marcas crean sinergias bajo la premisa “la unión hace la fuerza” para lograr una serie de objetivos con una inversión mucho menor que si lo realizasen de forma independiente.

Gracias al co-branding se optimizan recursos, se reduce la inversión en promoción y se potencia la imagen de las marcas que unen sus fuerzas. Estas alianzas ofrecen un valor añadido a los consumidores permitiendo que las marcas asociadas sean más competitivas frente a las marcas líderes y puedan llegar a un público más amplio.

Otras de las principales ventajas es que se incrementa la venta cruzada y se reducen los costes de distribución.

El mayor riesgo de estas acciones es que cualquier aspecto negativo vinculado a una de las marcas puede afectar de forma directa a la otra. Si vas de la mano de una marca, todo lo que le afecte a ésta tendrá implicaciones en tu marca en mayor o menor medida, sean positivas o negativas; por esto es vital conocer muy bien al que va a ser tu socio.

Estos “matrimonios” inicialmente nacen con fecha de caducidad, pero en algunos casos son permanentes, creándose nuevas marcas fruto de la unión de dos existentes.

Uno de los mayores ejemplos lo tenemos en la marca Unilever, surgida en 1930 con la fusión de Margarine Unie -empresa holandesa de aceites- y Lever Brothers -fabricante inglés de jabón-.

Actualmente Unilever esta presente en 180 países y comercializa 700 marcas, algunas tan potentes como Axe, Skip, Dove, Frigo, Calvé, Knorr, Mimosín, Rexona, Lipton, Tresemmé…   Más cercano tenemos el ejemplo de Sony Ericsson, esta fusión dio a luz el primer teléfono móvil táctil, el primero con “Walkman” y el primero con controles de Play Station. En este caso el matrimonio acabó en divorcio en 2012.  Ericsson centró su negocio en el mundo de las telecomunicaciones y Sony continuó en solitario con ambiciosos modelos de terminales en el horizonte.

Escribe una respuesta


seis − 5 =

Puedes utilizar etiquetas HTML <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>